SENSACIONES

Esa tarde tenía

plomizas las barbas.

Esa tarde llovían

las aguas tempranas.

Todo el valle lucía

de verde su capa.

Brillaban los chopos,

las hojas mojadas.

Allí simplemente,

sentada esperabas,

y yo como siempre

a ciegas entraba.

Fueron de la vida,

de gentes amadas,

detalles con hijos,

y bodas pasadas.

Fueron como siempre,

sin ocultar nada.

Con el pecho abierto

a cualquier palabra.

Fueron dos cristales

que solos brillaban.

Fueron dos espejos

que se reflejaban.

Hablamos y hablamos,

la tarde avanzaba,

el tiempo parecía

olvidar su marcha.

El rio, vestía un traje

con gotas de agua.

La arena desierta

tan solo miraba.

El puente muy quieto

su brazo alargaba…

Unía las orillas

sin entender nada.

Cuando todo pasó,

como todo pasa,

un vacío se asomó

tras tu huella mojada.

Esa tarde tenía

plomizas las barbas,

esa tarde sentía

como imaginaba.

                                                         Al valor de la amistad en cualquiera de sus formas.

Demetrio Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *