¿Necesitamos que nazcan más niños?

Blanca Lusilla

¿NECESITAMOS QUE NAZCAN MÁS NIÑOS?

Casi a diario, nos encontramos en los medios de comunicación, noticias sobre las bajas tasas de natalidad en los países occidentales, que también afectan a nuestra comunidad autónoma. Para mantener la población, se necesitan 2,1 nacimientos por cada mujer, pero en Extremadura solo nacen 1,35 niños por mujer.

Con una frecuencia similar, se alerta de un futuro próximo, en el que buena parte de la población va a pasar la mayor parte de su vida desempleada, o en situación de precariedad laboral. Para solucionar este gravísimo problema, se plantean soluciones como la “renta básica universal”. Las personas con bajo nivel cultural, serán las que más dificultades tendrán para acceder al empleo. Finalizar unos estudios tampoco será suficiente, porque el mundo cambiará tan rápido, que será necesario un aprendizaje intensivo durante toda la vida, para poder acceder al mercado laboral. Millones de personas serán consideradas “excedentes humanos”, y no tendrán ningún rol en la sociedad. Su única posibilidad de supervivencia e integración, pasará por recibir subsidios, con el consiguiente aumento del gasto social.

Teniendo en cuenta estos datos, tendríamos que considerar que cada niño que nace es “un bien escaso”. A la vez, deberíamos poner el máximo empeño, en lograr que todos fuesen miembros útiles de la sociedad, que pudieran contribuir a su sostenimiento y desarrollo.  Sin embargo, nuestro país “ahorra” muchísimo en protección a la infancia. Según UNICEF España es el cuarto país de la OCDE en desigualdad infantil, y uno de los que menos gasta en protección social a los niños y sus familias, con el 1,4% del PIB, frente al 2,3% de la media comunitaria, el 3,7% de Dinamarca, el 3% de Irlanda (¡¡Un PIIG!!) o el 2,5 % de Francia.

Los resultados de tanto “ahorro”, son noticia casi a diario. En Extremadura, el abandono escolar temprano es del 20,4%, (1 cada 5 niños, no termina la ESO). En lo que va de curso, 3 profesores de instituto han sufrido agresiones por parte de sus alumnos. En Extremadura, durante 2016, fueron condenados 299 menores por sentencia firme. Un chico de 17 años tiene más posibilidad de ser condenado por un juez, que un adulto.

Caritas y Unicef nos advierten de que tener hijos en España, es el principal factor de riesgo para que una familia viva en la pobreza.

¿Para qué queremos que nazcan más niños? ¿No sería más provechoso cuidar mejor de los que tenemos? ¿Por qué gastamos tan poco en protección a la infancia? ¿Preferimos gastar en futuros subsidios, lo que hoy ahorramos en atender a los menores y a sus familias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *