otoño en la dehesa

     OTOÑO

      EN LA DEHESA

            Félix Barroso Gutiérrez.-

 

             “Nos habla con palabras graves

       y se desprenden al hablar

     de su cabeza secas hojas

                que en el viento vienen y van”

                                                              (José Hierro: “Caballero de Otoño”)

     “Los largos sollozos

 de los violine

  del Otoño

        hieren mi corazón

    con monótona

 languidez”

                                                            (Paul Verlaine: “Canción de Otoño”)

 

                                          INICIO

                                El que más de una vez

                             puso en la llaga el dedo

                             y que Mateo ha por nombre

                             desde siglo primero hasta estas épocas,

                             entra hoy

                             y carga con Otoño a sus espaldas.

                             ¿Pero quién diría que bajamos un peldaño más

                             hacia los aires y los fríos

                             si el tempero de la dehesa en esta tarde

                             es el mismo que ayer

                             y de días que precedieron?

                             ¿Quién lo diría si moscas y mosquitos

                             me acosan, pertinaces,

                             en mi trotar vespertino por cañadas y veredas?

                             ¿Quién los diría si el cielo sigue azul,

                             la jara pegajosa, el polvo en los caminos

                             y la corteza del suelo dura y seca,

                             entreverada de pardos y pajizos?

                                Y yo con estos pelos

                             que ni peinarme quiero.

                             Y yo con esta cara

                             que evito reflejarla en el espejo.

                             Y yo mascando, una tras otra,

                             crisis de ansiedad y neurastenias

                             que me impiden –ni aun ayudándome con fórceps-

                             dar a luz, en condiciones, cuatro versos

                             en este Otoño inicial,

                             que no es sino prolongación de infiel verano.

 

 

                                    EQUINOCCIO SEPTEMBRINO

                                 De antaño se tiene por sabido

                              que es el veintiuno quien abre las puertas del Otoño;

                              pero tiene astrónomos la Ciencia

                              que afirman que hogaño

                              (almanaque indica el dos mil once)

                              penetró otoñal equinoccio

                              poco antes de tañer campana “El Ángelus”

                              en jornada vigésimo tercera

                              de este septiembre de membrillo asolanado.

                                  Entró Otoño (según astrónomos)

                                cuando procesión con talla del Cristo de la Paz

                                recorría las calles de mi pueblo,

                                y mi hijo, el pequeño, iba el primero,

                                tocando con su tamboril y flauta

                                himno de arcaico sabor religioso.

                                   Entró Otoño

                                cuando yo me subía por las pardes

                                en las aulas de mi centro

                                y me carcomía de melancólica añoranza

                                por no estar entre mi gente,

                                compartiendo devotos rituales

                                que rompen y traspasan, en tal día,

                                coto cerrado de mis agnosticismos.

                                   Entró Otoño

                                cuando aún no otoñaban las tierras de la dehesa

                                y mi hijo, el mayor,

                                seguía con enfermiza inquina

                                despotricando contra el pueblo.

                                Y yo quería ver al Cristo mío

                                y postrar ante Él mis rótulas de agnóstico

                                y pedirle que hiciese retoñar

                                ramo de olivo

                                en pecho adolescente y belicoso

                                de mi vástago rebelde, el primogénito.

                                                DESPEDIDA

                                    Hoy se va septiembre

                                 y se aletarga hasta que vuelva a sazonar

                                 el fruto de la vid y del granado.

                                 Y se despide el mes

                                 sacando lengua de palmo y medio

                                 por defuera de sus fauces secas.

                                 Está acezoso, cansino,

                                 harto de tantos soles

                                 que imperan dictatorialmente

                                 más allá de sus tiempos naturales.

                                    Me he metido esta tarde

                                 por arcillas coriáceas de la dehesa,

                                 después de trotar en días pasados

                                 entre arenas y rechonchos batolitos.

                                 Y es la dehesa un secarral

                                 donde vacas con ijares prominentes

                                 raen, a duras penas,

                                 pastizal desequido y rasurado

                                 por calores tantos y hambrientos incisivos.

                                    Con bochorno en el semblante,

                                 junto a charca de aguas negras y mermadas,

                                 despídese de mí

                                 angustiado y tórrido septiembre.

                                 Tardecica se envuelve en parda capa.

                                 No se mueve una brizna

                                 ni relente fluye bajo el encinar oscuro.

                                 Arriba, entre hilachas pizarrosas,

                                 el cuerno de la luna progresa lentamente

                                 hacia preñez prometedora.

                                                               …Nunca hay que perder

                                                                        la acuosidad de la esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *