El lenguaje de los “estados”

El lenguaje de los “estados”

 

Si tuviera que definirme en cuanto al empleo de la Red, bien podría hacerlo afirmando que soy un usuario tan básico como primitivo, cuasi analfabeto tecnológico. No, no pasa nada, pues vivo consciente de que hay cuestiones que marchan a tal velocidad que no tengo capacidad ni ganas de acompañarlas en modo adosado y me conformo con ir a un remolque tal que me permita cubrir mis necesidades en este aspecto.

Digo esto porque hasta hace poco tiempo no había reparado en lo que podríamos denominar «el lenguaje de los “estados”», así, en minúscula, pues no me refiero al que emplean los países soberanos, reconocidos como tales en el orden internacional, asentados en un territorio determinado y dotados de órganos de gobierno propio que dice la R.A.E., y que tan de moda está ultimamente en nuestro Estado, país o nación, sino a una de las opciones que nos ofrece WhatsApp junto a otras de indudable utilidad, también.

Es curioso observar como los consumidores hacen uso de esta vía para comunicar, a las gentes en general y “amigos” en particular, de sus viajes, de su hijos, de su actitud ante cuestiones políticas y sociales de actualidad aderezados a veces, con banderas o lazos multicolores y, sobre todo, de su forma de ver la vida exhibiendo capacidad investigadora y originalidad al mostrar prefabricadas y huérfanas frases que con una o dos líneas de vocación catedrática adoptan como guía para su supervivencia, como si nunca se hubiesen redactado los Mandamientos.

Pero con todo, lo que realmente me gusta es ver como emplean esta herramienta para enviarse “mensajes”, a veces también ilustrados, una mayoría entre quienes se otorgaron incluso en años muy pretéritos, la condición de “ex” o están en vías de ello. Cotillea y verás. La cuestión aquí es qué subyace en tales manifestaciones. Yo lo tengo claro, ¿tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *