Ábu, La Mesa del Disenso

DEMOCRACIA

En el Distrito Electoral del Norte de Extremadura habitan cerca de 85.000 personas de las cuales el 68% tienen derecho a voto. En este año 2021 se han convocado las primeras elecciones DEMOCRÁTICAS para representantes de la Nación exclusivamente y le corresponde a este distrito un solo diputado que se integrará en la Cámara Legislativa durante un periodo de cuatro años para redactar las Leyes que los españoles están demandando. Se convocaron para el primer domingo de febrero y acudieron para optar a tal designación cinco vecinos del distrito que entendían que lo mejor para su circunscripción era su propuesta. Tres de ellos estaban respaldados por otros tantos partidos políticos y dos se presentaron a pecho descubierto sin aval alguno salvo su propio convencimiento de poder alcanzar la representación. El día señalado, junto a cada urna y en lugar reservado, se disponía de cinco grupos de papeletas que se corresponden con el nombre de cada uno de los candidatos pero que además llevaban impreso el de otro vecino que haría las veces de suplente. En total 10 nombres conocidos en la circunscripción gracias a la precampaña electoral que duró seis meses y otros quince días más de campaña oficial intensa. Tras la votación ninguno alcanzó la mayoría absoluta porque votaron 43.234 ciudadanos con los siguientes porcentajes: el candidato del partido demócrata 18,15%; el del partido republicano 22,17% y por el partido radical 15,28% ; D Justino Pérez y su suplente Isabel Rodríguez  obtuvieron el 8,35% y D. Roberto Sebastián con su suplente D. Lucio Ruiz obtuvieron el 35,27%; el resto fueron nulos o en blanco. La oficina del Distrito Electoral publicó las actas con la resolución de que el domingo siguiente se celebraría nueva votación con solo los dos candidatos que obtuvieron mayor porcentaje, el representante del partido republicano y el independiente D. Roberto Sebastián. Al final del recuento en esta segunda votación quedó proclamado al instante como Diputado al Congreso de la Nación D. Roberto Sebastián y  D. Luis Ruiz, firmándose las actas con el resultado de 52,35%. de los votantes.

Al día siguiente D. Roberto Sebastián y D. Lucio Ruiz toman posesión en la oficina del Distrito de su puesto y juran defender los intereses de sus con ciudadanos en el Parlamento y su programa electoral. La oficina les informa de cuál van a ser sus sueldos porque sus puestos de trabajo están en la misma oficina que solo abandonará cuando tenga labores parlamentarias o justifiquen su ausencia, en cuyo caso, el suplente D. Lucio Ruiz, cubrirá sus funciones. La oficina electoral es accesible para cualquier ciudadano dentro de un horario establecido. Los vecinos tendrán garantizado la oportunidad de hablar directamente con su representante y exponerle sus quejas o sus propuestas. El sostenimiento de la oficina del Distrito se debe a las contribuciones de los Ayuntamientos de ese distrito en función del número de habitantes censados en cada uno de ellos y cubrirá el coste de mantenimiento anual para un secretario, un auxiliar, el Diputado y su suplente. Y esto es así y debe ser así porque en la DEMOCRACIA los representantes de los ciudadanos pertenecen a los ciudadanos y solo a los ciudadanos, nunca, nunca, nunca y nunca ni al Estado ni al partido ni a ninguna otra institución.

Éstas sencillas reglas del juego que constituyen lo esencial de la DEMOCRACIA resuelven de este modo los dos problemas fundamentales a saber, el de de representación y el de la responsabilidad contractual. El Distrito electoral tiene capacidad y legitimidad para destituir a su representante si éste incumple sus compromisos y no será necesario esperar por tanto a nuevas elecciones, el suplente le sustituirá si este fuera el caso.

Democraturas

El 21 de Diciembre de 2017 se celebran las elecciones autonómicas de Cataluña en los cuatro Distritos Electorales que se corresponden a su vez con las cuatro provincias. A dichas elecciones sólo pueden concurrir los partidos políticos previamente inscritos en la Junta Electoral que es el órgano de administración del proceso. Los candidatos están registrados en una lista redactada por el partido y en el orden que éste estableció, por lo que los votantes no están obligados a conocerlos ni falta que hace, pues durante la precampaña y en la campaña electoral serán los jefes de partidos quienes hablen por todos ellos y lo que digan, tampoco tendrá carácter contractual alguno ya que podrán modificar sus programas en función de los sondeos diarios. Las elecciones son para ocupar los escaños en la Cámara Legislativa autonómica, pero en realidad y camufladamente, sirven para iniciar una cascada de nombramientos y recolocaciones en todo el arco institucional,  desde el Presidente de la Comunidad hasta la señora de la limpieza del colegio más pequeño en el pueblo más recóndito. Se enfrentan entre sí las distintas facciones ideológicas; los que aborrecen y odian a España y al mundo; los que aborrecen y odian a los españoles porque huelen a pescado podrido y desean verlos colgados; los que aborrecen y odian a los españoles por charnegos, -¡go home!- ; los que aborrecen y odian a los españoles pero no les importa que vivan en Cataluña ocupando los puestos de servicio; los que manipulan al pueblo con la banderita de la socialdemocracia  y los que lo hacen con la tintada de liberal.

Las reglas de juego las establece el jurista belga, Víctor d’Hondt, de acuerdo con el siguiente enredo llamado proporcional: hay que dividir el número total de votos que cada partido ha recibido por el número de escaños de la circunscripción en cuestión;  1, 2, 3, 4 y 5 …, los resultados se ordenan de mayor a menor  indistintamente de a quien correspondan y se reparten los diputados de mayor a menor hasta que se agoten: si un partido obtiene menos del 3% de los votos emitidos no juega, pero los votos no tienen el mismo valor tanto dentro como fuera de cada circunscripción. Infumable!!!. El embrollo está servido pero es útil para el engatusamiento colectivo de los votantes, haciéndoles creer que por otorgar un porcentaje a cada partido son demócratas y soberanos. Será la Junta Electoral quien proclame a los candidatos pero no el resultado sustantivo de designar al que será el Presidente del Ejecutivo, porque eso se resuelve entre bambalinas y chalaneos  generando alianzas incomprensibles con tal de desbancar a los contrarios, salvo que por alguna rareza, algún partido haya conseguido la mayoría absoluta. De cualquier forma, no habrá representación ni obligación contractual alguna porque al gobierno no le han elegido los ciudadanos. Todo el poder se concentra en los pactos ocasionales y el desmesurado coste de este enjuague lo paga el Estado.

Establezca el lector las diferencias y proceda en consecuencia.

ábu

3 thoughts on “Democracia”

  1. Estoy muy de acuerdo con tu artículo, pero si me gustaria hacer un comentario, en cuanto a la forma de financiar a la oficina electoral, al representante y los gastos generales de las Cortes.
    Para que la separación de poderes sea efectiva, el legislativo, se debe financiar con total independencia con respecto a los demás, por eso propongo, el pago de una tasa en el momento de la votación, de modo que con al menos 35-45.000 votos efectivos, se puedan financiar, los tres conceptos antes expuestos.
    Las Cortes, representantes de la Nación deben aprobar los impuestos, controlar a los sinvergüenzas del ejecutivo, aprobar las leyes etc y no deben estar sometidas a más control que el de los votantes de cada distrito.

    1. Hola Juan. No me he percatado de este comentario hasta ahora mismo que acabó también de responderte al tuyo de mi último artículo: “El Español com…..”. Creo que todo el tema presupuestario debe estar definido en las Reglas de Juego de la Democracia (La Constitución), que como ya sabemos, estará escrito en letras de acero inoxidable para que no se borre ni se olvide. Si el control presupuestario está de la mano de La Nación, deberíamos estar tranquilos y no harían falta más tributos específicos.

      Saludos!

      ábu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *